Artículos del Blog: Boabdil

Boabdil cuyo verdadero nombre era Abû ʿAbd Al·lâh «az-Zughbî» Mohammed ben Abî al-Hasan ʿAlî fué el último emir de Granada  y era conocido como Muhammad XII, Boabdil era miembro de la dinastía nazarí que gobernó el Reino de Granada desde 1238 a 1492, año que Granada fué rendida a los Reyes Católicos que de esta forma terminaban con la llamada “Reconquista”.

Boabdil nació en Granada en el año 1459, era hijo del emir Muley Hacén y de su esposa Aixa, mujer de la cual la historia o la leyenda muestra como una de las grandes conspiradoras para que Boabdil en el año 1482 se revelara contra su padre con la ayuda de los abencerrajes, este mini reinado de Boabdil duraría poco, ya que poco después en la batalla de Lucena (1483) las tropas nazaríes perdían y Boabdil era prisionero de guerra de los Reyes Católicos, hecho que aprovechó su padre con la ayuda de su tío (el llamado El-Zagal) para retomar el poder en el emirato.

Estamos metidos de lleno en la Guerra de Granada (1482 – 1492) y al ser Boabdil prisionero de los Reyes Católicos, pero estos tenían planes para Boabdil, mediante los Pactos de Córdoba en 1483, Boabdil fué liberado a cambio de ser vasallo de ellos y de la parte del Reino de Granada que gobernaba su tío El-Zagal (comentar que la toma de Málaga, fue bastante sangrienta, un asedio muy duro y se les negó la capitulación con honores, aparte de los muertos hubo aprox 15000 esclavos).

Tras la caída de Málaga, el tío de Boabdil, el antes citado El zagal, que venía a significar “el valiente”, se declaró vasallo de los reyes católicos y entregó las otras dos ciudades importantes que controlaba, Guadix y Almería.

El Zagal acabó huyendo al norte de África, donde el rey de Fez ordenó su encarcelamiento y donde fue cegado.

Boabdil tuvo un último reinado en Granada, ya que en el año 1487, fallece su padre y esto unido a la derrota de su tio en la Batalla de Velez-Malaga, provocó que Boabdil pudiera volver a entrar en la ciudad y gobernar sobre ella. También se había librado el de otro problema, ya que su padre se había casado con una crisitana convertida al Islam Zoraida cuyo nombre original era Isabel de Solis, y habia tenido dos hijos, pero con la muerte de Muley Hacen Isabel se volvió a convertir al crisitanimos y sus hijos cambiaron a nombres cristianos, de esta forma se aseguraba que nadie le iba a disputar el trono.

Boabdil era la porfin y de nuevo Emir de Granada, pero el territorio que gobernaba era ya ínfimo y asediado bajo las tropas cristianas de Isabel y Fernando, que evidentemente querían tomar el Reino de Granada porque no podían tolerar que hubiera aún un reducto musulmán en la península, Boabdil se dice que intentó por todos los medios asegurarse la ayuda de los pueblos del norte de Africa, ayuda que nunca llegó y que provocó la caida (pacificamente esta si) de Granada con las capitulaciones de Granada el 2 de Enero de 1492, bajo estas capitulaciones los Reyes Catolicos se comprometian a que la población nazarí podría seguir con libertad de culto y de lengua, además se comprometian a otorgarle a Boabdil el señorio de Las Alpujarras, todo esto parece ser por la necesidad de los Reyes Catolicos a acabar de una vez por todas con la guerra que duraba ya 10 años, pero aun así para asegurarse que Boabdil una vez establecido en Las Alpujarras no traicionaba los pactos firmados, quedaban bajo custodia cristiana 600 nazaríes.

Boabdil no duró mucho en su nuevo señorío ya que al poco tiempo vendió los derechos a los Reyes Católicos ,cansado, desilusionado y sobretodo se dice que muy depresivo tras la muerte de su esposa la sultana Morayma en 1493, se exilió en Fez donde viviría hasta el resto de sus días ahí, de hecho Boabdil murió en el año 1533, recientemente se llevaron a cabo excavaciones en Fez para averiguar dónde exactamente está enterrado Boabdil.

Un tema para tratar aparte de Boabdil, es la leyenda que indica que al salir de Granada cuando los cristianos la habían tomado, y verla desde la distancia se puso a llorar de forma desconsolada, su madre Aixa se acercó a él y le dijo “Llora como mujer lo que no supiste defender como hombre”, esto forma parte de la leyenda popular, pero ni mucho menos es un hecho histórico probado, es más hay varias versiones donde una apunta a que es una cita que data del cercano siglo XVIII y otra que es obra del obispo Antonio Guevara, empleada para ganarse el favor de Carlos I. Este paso de montaña actualmente se le conoce por el nombre de “El suspiro del moro”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s